miércoles, junio 07, 2006

Llegaron las moscas

Se que aún no es verano oficialmente, pero las moscas ya se han encargado de anunciar a bombo y platillo que ya están aquí, no para quedarse (viven muy poco las pobres), pero sí para molestar. ¡Nada!, es abrir la ventana, y ahí que vienen, a refrescarse durante el tiempo que haga falta. Pero, ¡CHA, CHAnnnn! Olvidaron un pequeño detalle, mi gato Ortzi.
Si alguien tiene gato sabrá lo curioso y recomendable que es verles cazar moscas. El mío (y por lo que tengo entendido, la mayoría, será cosa de genes) pierde el culo por atrapar uno de esos suculentos manjares, que vendrían a ser para el gato, lo que son para el humano las gambitas o los langostinos, depende del tamaño del agente volador.
Que gracia, mi gato emite unos sonidos que son un descojone, imposibles de explicar por escrito. Es como un maullido entrecortado, como un quejido, un "eh, eh, eh, no te vas a escapar", y allá que va. Aunque no siempre consigue cazar una, le viene bien al muy holgazán hacer algo de ejercicio, que los gatos no entienden de dietas, sino de siestas. Uysss, sí, de eso saben mucho.

5 comentarios:

chio dijo...

jajajajajaja, te entiendo perfectmente, mi gato hace igual, se pone a hacer un sonido raro, y luego se queda superintrankilo, como con el gusanillo de "quiero mas!!!" lo q le pasa es q es muy malo cazando y como no le ayudemos no atrapa ná. Tambien le pasa con las polillas, q es de momento lo q está entrando mucho en casa (de momento moscas, no)

un beso!!!!!!

Sofi dijo...

Me encanta tu gatooooooo!!!

Anónimo dijo...

Qué ricura de animal! Es monísimo!

Javier dijo...

si, es para comerselo

Alv dijo...

es lo bueno del norte, q a penas hay bichos volantes! los q llegan a vivir, con el frío nocturno supongo q cascarán :-D

mucha suerte en el tirón final!!!